AMPC

Historia

Orígenes

La Asociación se constituye como un grupo de personas que lleva varios años trabajando en el ámbito judicial penal defendiendo a personas afectadas por la violencia social e institucional.

Desde el año 2004, creamos un proyecto nuevo basado en el diálogo interpersonal, la responsabilización, reparación, reconciliación y el perdón.

Además, tratamos de fomentar la educación en valores y la participación social como mecanismos para aumentar el bienestar de las personas, hacerlas protagonistas en la gestión de sus conflictos y promover una convivencia pacífica y respetuosa.

Antecedentes

La AMPC surge como necesidad de implantar y desarrollar diversas iniciativas en materia de mediación penal y penitenciaria, llevadas a cabo por todo el territorio de la Comunidad de Madrid, siguiendo las directrices de las Naciones Unidas y del Consejo de Europa.

La ONU, en el X Congreso para la Prevención del Crimen, ya señaló la necesidad de impulsar «el desarrollo de políticas de justicia restaurativa, procedimientos y programas que fuesen respetuosos con los derechos, necesidades e intereses de las víctimas, de los infractores, de la comunidad y de todas las otras partes».

Tras un fecundo recorrido de varios años, la asociación ha logrado consolidar múltiples proyectos-piloto de Justicia Restaurativa. En ausencia de un marco estatal regulador, hemos venido articulando mecanismos de resolución de conflictos en materia penal con acuerdos con la Fiscalía, distintos Tribunales Superiores de Justicia, algunos Ayuntamientos como el de Madrid, y la Secretaría General de Asuntos Penitenciarios. Todo ello contando siempre con el apoyo incondicional del Consejo General del Poder Judicial que es el que, a través de su servicio de Planificación, ha desarrollado y consolidado el modelo en los últimos tiempos.

Ello a permitido la expansión de nuestros Proyectos a otras comunidades autónomas y a otras asociaciones. Además, nuestro campo de acción ha ido ampliandose paulatinamente ya que pasamos de unos delitos de escasa importancia en un inicio, a delitos más graves posteriormente, hasta intervenir finalmente en el campo de los conflictos en prisión y supuestos de terrorismo.

La AMPC, junto con otras asociaciones con las que compartimos idéntico ideario, hemos venido participando en sucesivas redacciones de anteproyectos de Ley de mediación.

También hemos participado en múltiples estudios y proyectos I+D universitarios (Universidad Pontificia Comillas, Universidad Complutense de Madrid…), así como en numerosas publicaciones propias y ajenas, tratando de poner en valor la mediación penal y penitenciaria como mecanismo solvente para coadyuvar a la justicia y la paz social.

Y así constituímos la Federación de Justicia Restaurativa, junto con las asociaciones ¿hablamos?, ANAME, AMEDI y GEUZ. La Federación surge de iniciativas dispersas, pero siempre en sintonía con el ideal de la Justicia Restaurativa y caracterizadas por el rigor técnico, la profesionalidad, la conexión con el tejido social y la apuesta por los valores fuertes.