Juan José Fernández, expreso español en Perú: “Restauravidas me ha cambiado la vida y me la sigue cambiando

Juan José Fernández tenía una empresa de energía solar y una vida normal, hasta que un día empezó a tener problemas con el alcohol y empezó su pesadilla: perdió el trabajo, se divorció y terminó viviendo en la calle. Fue en ese momento de desesperación cuando le ofrecieron la oportunidad de conseguir dinero rápido como “mula”. No salió bien y fue interceptado en un aeropuerto de Perú con 5 kilos de droga encima. Lo que le  habían vendido como una misión sencilla se convirtió en una sentencia de seis años y ocho meses de cárcel.

A pesar de la dura experiencia, Juanjo, que ahora tiene 52 años, asegura que fue un antes y un después: “Entrar en prisión fue casi una bendición, fue volver a nacer. Cambié mi forma de pensar y mi relación con el alcohol. Empecé de cero y soy otra persona totalmente distinta. Pero estar allí fue un trauma que voy a tener toda la vida”, cuenta.

En la cárcel de Perú, donde cumplió íntegra su condena, las condiciones eran infrahumanas: “Era un sufrimiento continuo, las instituciones penitenciarias te tratan peor que a un perro. Dormíamos en el suelo entre cucarachas, teníamos que orinar en un bote de yogur porque nos cerraban y no nos dejaban usar el baño… Llega a haber un incendio y nos morimos todos. De hecho, vi morir a siete presos españoles”, recuerda.

Una vez cumplida su condena en Perú, se encontró en un callejón sin salida. Allí, al tener antecedentes penales, era prácticamente imposible encontrar un trabajo;  tampoco podía volver a España porque no tenía dinero para el billete de avión. Ya había perdido la esperanza de volver a casa, hasta que un día recibió una llamada en la que le comunicaban que ese mismo día tenía billete volar a España.

Esto fue posible gracias al apoyo de la Fundación Abogacía Española, que se ocupó de su traslado. Juanjo regresó en septiembre de 2020 y entró a formar parte del  programa de reintegración social de la Fundación “Restauravidas: Reintegración en el País de Origen”, junto con otros tres españoles que también habían cumplido condena en Perú.

“Mi relación con ellos es inmejorable. Restauravidas me ha cambiado la vida y me la sigue cambiando, porque me da la oportunidad de hablar con personas que están en la misma situación que estaba yo y explicarles las consecuencias que conlleva y cómo pueden sobrevivir a ello”, explica.

Actualmente Juanjo está rehaciendo su vida y se encuentra en medio de un proceso de selección para trabajar en una empresa de energías renovables: “Mi vida es totalmente diferente, es mucho más tranquila que antes, ahora vivo en un pueblito y esto me ha hecho ver la vida de manera diferente, ser más humanitario.”

Juanjo ha querido lanzar un mensaje a todas esas personas que tienen problemas económicos y se han planteado esta vía para conseguir dinero rápido: “Siempre, siempre, siempre hay otra opción. Porque no importa el daño que se haga uno a uno mismo, el problema está en no ver el daño que se les hace a las personas que se preocupan por ti.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies